El futuro del libro a debate

•marzo 1, 2012 • Dejar un comentario

Ayer tuvo lugar en el I+CAS el tercer encuentro-debate RESET. Bajo el nombre de “RESET_03: ¿Por qué a nosotros nos causan alegría esos números y a ella le causan desazón?“, se dieron cita investigadores y emprendedores del sector editorial a fin de poner sobre la mesa los dimes y diretes del nuevo formato del libro, las nuevas formas de edición y distribución que surgen ahora y las nuevas formas de acercarse, que no enfrentarse, a la lectura.

Fue una tarde muy interesante en la que los más alejados de este sector conocimos un poco mejor los procesos de producción y distribución del papel y de lo digital. Se habló del modelo de Amazon, de sus virtudes y de sus trampas maquiavélicas, del nuevo perfil de lector, del futuro de las bibliotecas y su nuevo papel en la sociedad, de formatos diferentes en lo que al libro se refiere y si lo podremos seguir llamando así dentro de unos años, pero sobre todo me quedo con tres emprendedores que expusieron sus modelos de negocio y su visión particular sobre el asunto.

 

En esta sesión, organizada en colaboración por el CAS y la sede en Sevilla de la UOC, que sí parece enterarse de qué va la cosa, eché en falta a mucha gente. No es que la sala estuviera abarrotada, quizá también porque el horario se pisó un pelín con el de la manifestación. Me gustaría creer que los interesados en la cultura de Sevilla estaban manifestándose contra la reforma laboral y no en sus casas desinteresados de un tema que nos afecta a todos ya sea como productores o como consumidores.

Con lo que oí y escuché de personas que saben mucho más que yo de esto, llegué a mi propio discernir. Para mí lo importante de un libro, olvidándome de romanticismos cada vez que pienso dónde colocar más libros en casa, es el contenido, lo que comunica, y lo del soporte será anecdótico dentro de unos años. El libro digital acabará por imponerse por pura comodidad y precio, ya que los costes de producción se abaratan en mucho casos considerablemente, y a mi modo de ver, se hace un reparto de beneficios más justo, y cuando digo esto me refiero a los autores. Por otro lado, la edición digital se plantea, y ya es una realidad, en saltar del .pdf para ofrecer algo más insertando vídeos, música, y otros recursos que sin duda enriquecerán la lectura. Por lo tanto, no lo llames libro, llámalo X, pero creo que el futuro inevitablemente va por ahí aunque eso no quite que se siga editando en papel al igual que ahora hay muchos que siguen comprando vinilo en vez de hacerse premium en Spotify.

El papel de las bibliotecas está abocado a cambiar y a convertirse cada vez más en puntos de encuentro y socialización de ciudadanos, quedando cada vez más relegada su función de préstamo.

Y que el abanico se abrirá para dar cabida a más actores en todos los campos que se refieren a este sector desde el autor, el editor hasta el propio lector. No obstante todo esto, se alertó sobre la falsa creencia de que el número de lectores subirá. Yo soy un poco más optimista, y creo que sí lo hará, quizá no en las cifras felices que desearíamos.

 

Gracias a las personas que hacen que encuentros como el de ayer sean posibles. 🙂

El futuro del libro a debate

•marzo 1, 2012 • Dejar un comentario

Ayer tuvo lugar en el I+CAS el tercer encuentro-debate RESET. Bajo el nombre de “RESET_03: ¿Por qué a nosotros nos causan alegría esos números y a ella le causan desazón?“, se dieron cita investigadores y emprendedores del sector editorial a fin de poner sobre la mesa los dimes y diretes del nuevo formato del libro, las nuevas formas de edición y distribución que surgen ahora y las nuevas formas de acercarse, que no enfrentarse, a la lectura.

Fue una tarde muy interesante en la que los más alejados de este sector conocimos un poco mejor los procesos de producción y distribución del papel y de lo digital. Se habló del modelo de Amazon, de sus virtudes y de sus trampas maquiavélicas, del nuevo perfil de lector, del futuro de las bibliotecas y su nuevo papel en la sociedad, de formatos diferentes en lo que al libro se refiere y si lo podremos seguir llamando así dentro de unos años, pero sobre todo me quedo con tres emprendedores que expusieron sus modelos de negocio y su visión particular sobre el asunto.

 

En esta sesión, organizada en colaboración por el CAS y la UOC, que sí parece enterarse de qué va la cosa, eché en falta a mucha gente. No es que la sala estuviera abarrotada, quizá también porque el horario se pisó un pelín con el de la manifestación. Me gustaría creer que los interesados en la cultura de Sevilla estaban manifestándose contra la reforma laboral y no en sus casas desinteresados de un tema que nos afecta a todos ya sea como productores o como consumidores.

Con lo que oí y escuché de personas que saben mucho más que yo de esto, llegué a mi propio discernir. Para mí lo importante de un libro, olvidándome de romanticismos cada vez que pienso dónde colocar más libros en casa, es el contenido, lo que comunica, y lo del soporte será anecdótico dentro de unos años. El libro digital acabará por imponerse por pura comodidad y precio, ya que los costes de producción se abaratan en mucho casos considerablemente, y a mi modo de ver, se hace un reparto de beneficios más justo, y cuando digo esto me refiero a los autores. Por otro lado, la edición digital se plantea, y ya es una realidad, en saltar del .pdf para ofrecer algo más insertando vídeos, música, y otros recursos que sin duda enriquecerán la lectura. Por lo tanto, no lo llames libro, llámalo X, pero creo que el futuro inevitablemente va por ahí aunque eso no quite que se siga editando en papel al igual que ahora hay muchos que siguen comprando vinilo en vez de hacerse premium en Spotify.

El papel de las bibliotecas está abocado a cambiar y a convertirse cada vez más en puntos de encuentro y socialización de ciudadanos, quedando cada vez más relegada su función de préstamo.

Y que el abanico se abrirá para dar cabida a más actores en todos los campos que se refieren a este sector desde el autor, el editor hasta el propio lector. No obstante todo esto, se alertó sobre la falsa creencia de que el número de lectores subirá. Yo soy un poco más optimista, y creo que sí lo hará, quizá no en las cifras felices que desearíamos.

 

Gracias a las personas que hacen que encuentros como el de ayer sean posibles. 🙂

El futuro del libro a debate

•marzo 1, 2012 • Dejar un comentario

Ayer tuvo lugar en el I+CAS el tercer encuentro-debate RESET. Bajo el nombre de “RESET_03: ¿Por qué a nosotros nos causan alegría esos números y a ella le causan desazón?“, se dieron cita investigadores y emprendedores del sector editorial a fin de poner sobre la mesa los dimes y diretes del nuevo formato del libro, las nuevas formas de edición y distribución que surgen ahora y las nuevas formas de acercarse, que no enfrentarse, a la lectura.

Fue una tarde muy interesante en la que los más alejados de este sector conocimos un poco mejor los procesos de producción y distribución del papel y de lo digital. Se habló del modelo de Amazon, de sus virtudes y de sus trampas maquiavélicas, del nuevo perfil de lector, del futuro de las bibliotecas y su nuevo papel en la sociedad, de formatos diferentes en lo que al libro se refiere y si lo podremos seguir llamando así dentro de unos años, pero sobre todo me quedo con tres emprendedores que expusieron sus modelos de negocio y su visión particular sobre el asunto.

 

En esta sesión, organizada en colaboración por el CAS y la OUC, que sí parece enterarse de qué va la cosa, eché en falta a mucha gente. No es que la sala estuviera abarrotada, quizá también porque el horario se pisó un pelín con el de la manifestación. Me gustaría creer que los interesados en la cultura de Sevilla estaban manifestándose contra la reforma laboral y no en sus casas desinteresados de un tema que nos afecta a todos ya sea como productores o como consumidores.

Con lo que oí y escuché de personas que saben mucho más que yo de esto, llegué a mi propio discernir. Para mí lo importante de un libro, olvidándome de romanticismos cada vez que pienso dónde colocar más libros en casa, es el contenido, lo que comunica, y lo del soporte será anecdótico dentro de unos años. El libro digital acabará por imponerse por pura comodidad y precio, ya que los costes de producción se abaratan en mucho casos considerablemente, y a mi modo de ver, se hace un reparto de beneficios más justo, y cuando digo esto me refiero a los autores. Por otro lado, la edición digital se plantea, y ya es una realidad, en saltar del .pdf para ofrecer algo más insertando vídeos, música, y otros recursos que sin duda enriquecerán la lectura. Por lo tanto, no lo llames libro, llámalo X, pero creo que el futuro inevitablemente va por ahí aunque eso no quite que se siga editando en papel al igual que ahora hay muchos que siguen comprando vinilo en vez de hacerse premium en Spotify.

El papel de las bibliotecas está abocado a cambiar y a convertirse cada vez más en puntos de encuentro y socialización de ciudadanos, quedando cada vez más relegada su función de préstamo.

Y que el abanico se abrirá para dar cabida a más actores en todos los campos que se refieren a este sector desde el autor, el editor hasta el propio lector. No obstante todo esto, se alertó sobre la falsa creencia de que el número de lectores subirá. Yo soy un poco más optimista, y creo que sí lo hará, quizá no en las cifras felices que desearíamos.

 

Gracias a las personas que hacen que encuentros como el de ayer sean posibles. 🙂

El futuro del libro a debate

•marzo 1, 2012 • Dejar un comentario

Ayer tuvo lugar en el I+CAS el tercer encuentro-debate en el Centro de las Artes de Sevilla. Bajo el nombre de “RESET_03: ¿Por qué a nosotros nos causan alegría esos números y a ella le causan desazón?“, se dieron cita investigadores y emprendedores del sector editorial a fin de poner sobre la mesa los dimes y diretes del nuevo formato del libro, las nuevas formas de edición y distribución que surgen ahora y las nuevas formas de acercarse, que no enfrentarse, a la lectura.

Fue una tarde muy interesante en la que los más alejados de este sector conocimos un poco mejor los procesos de producción y distribución del papel y de lo digital. Se habló del modelo de Amazon, de sus virtudes y de sus trampas maquiavélicas, del nuevo perfil de lector, del futuro de las bibliotecas y su nuevo papel en la sociedad, de formatos diferentes en lo que al libro se refiere y si lo podremos seguir llamando así dentro de unos años, pero sobre todo me quedo con tres emprendedores que expusieron sus modelos de negocio y su visión particular sobre el asunto.

 

En esta sesión, organizada en colaboración por el CAS y la OUC, que sí parece enterarse de qué va la cosa, eché en falta a mucha gente. No es que la sala estuviera abarrotada, quizá también porque el horario se pisó un pelín con el de la manifestación. Me gustaría creer que los interesados en la cultura de Sevilla estaban manifestándose contra la reforma laboral y no en sus casas desinteresados de un tema que nos afecta a todos ya sea como productores o como consumidores.

Con lo que oí y escuché de personas que saben mucho más que yo de esto, llegué a mi propio discernir. Para mí lo importante de un libro, olvidándome de romanticismos cada vez que pienso dónde colocar más libros en casa, es el contenido, lo que comunica, y lo del soporte será anecdótico dentro de unos años. El libro digital acabará por imponerse por pura comodidad y precio, ya que los costes de producción se abaratan en mucho casos considerablemente, y a mi modo de ver, se hace un reparto de beneficios más justo, y cuando digo esto me refiero a los autores. Por otro lado, la edición digital se plantea, y ya es una realidad, en saltar del .pdf para ofrecer algo más insertando vídeos, música, y otros recursos que sin duda enriquecerán la lectura. Por lo tanto, no lo llames libro, llámalo X, pero creo que el futuro inevitablemente va por ahí aunque eso no quite que se siga editando en papel al igual que ahora hay muchos que siguen comprando vinilo en vez de hacerse premium en Spotify.

El papel de las bibliotecas está abocado a cambiar y a convertirse cada vez más en puntos de encuentro y socialización de ciudadanos, quedando cada vez más relegada su función de préstamo.

Y que el abanico se abrirá para dar cabida a más actores en todos los campos que se refieren a este sector desde el autor, el editor hasta el propio lector. No obstante todo esto, se alertó sobre la falsa creencia de que el número de lectores subirá. Yo soy un poco más optimista, y creo que sí lo hará, quizá no en las cifras felices que desearíamos.

 

Gracias a las personas que hacen que encuentros como el de ayer sean posibles. 🙂

El futuro del libro a debate

•marzo 1, 2012 • Dejar un comentario

Ayer tuvo lugar en el I+CAS el tercer encuentro-debate en el Centro de las Artes de Sevilla. Bajo el nombre de “RESET_03: ¿Por qué a nosotros nos causan alegría esos números y a ella le causan desazón?“, se dieron cita investigadores y emprendedores del sector editorial a fin de poner sobre la mesa los dimes y diretes del nuevo formato del libro, las nuevas formas de edición y distribución que surgen ahora y las nuevas formas de acercarse, que no enfrentarse, a la lectura.

Fue una tarde muy interesante en la que los más alejados de este sector conocimos un poco mejor los procesos de producción y distribución del papel y de lo digital. Se habló del modelo de Amazon, de sus virtudes y de sus trampas maquiavélicas, del nuevo perfil de lector, del futuro de las bibliotecas y su nuevo papel en la sociedad, de formatos diferentes en lo que al libro se refiere y si lo podremos seguir llamando así dentro de unos años, pero sobre todo me quedo con tres emprendedores que expusieron sus modelos de negocio y su visión particular sobre el asunto.

 

En esta sesión, organizada en colaboración por el CAS y la OUC, que sí parece enterarse de qué va la cosa, eché en falta a mucha gente. No es que la sala estuviera abarrotada, quizá también porque el horario se pisó un pelín con el de la manifestación. Me gustaría creer que los interesados en la cultura de Sevilla estaban manifestándose contra la reforma laboral y no en sus casas desinteresados de un tema que nos afecta a todos ya sea como productores o como consumidores.

Con lo que oí y escuché de personas que saben mucho más que yo de esto, llegué a mi propio discernir. Para mí lo importante de un libro, olvidándome de romanticismos cada vez que pienso dónde colocar más libros en casa, es el contenido, lo que comunica, y lo del soporte será anecdótico dentro de unos años. El libro digital acabará por imponerse por pura comodidad y precio, ya que los costes de producción se abaratan en mucho casos considerablemente, y a mi modo de ver, se hace un reparto de beneficios más justo, y cuando digo esto me refiero a los autores. Por otro lado, la edición digital se plantea, y ya es una realidad, en saltar del .pdf para ofrecer algo más insertando vídeos, música, y otros recursos que sin duda enriquecerán la lectura. Por lo tanto, no lo llames libro, llámalo X, pero creo que el futuro inevitablemente va por ahí aunque eso no quite que se siga editando en papel al igual que ahora hay muchos que siguen comprando vinilo en vez de hacerse premium en Spotify.

El papel de las bibliotecas está abocado a cambiar y a convertirse cada vez más en puntos de encuentro y socialización de ciudadanos, quedando cada vez más relegada su función de préstamo.

Y que el abanico se abrirá para dar cabida a más actores en todos los campos que se refieren a este sector desde el autor, el editor hasta el propio lector. No obstante todo esto, se alertó sobre la falsa creencia de que el número de lectores subirá. Yo soy un poco más optimista, y creo que sí lo hará, quizá no en las cifras felices que desearíamos.

 

Gracias a las personas que hacen que encuentros como el de ayer sean posibles. 🙂

El futuro del libro a debate

•marzo 1, 2012 • Dejar un comentario

Ayer tuvo lugar en el I+CAS el tercer encuentro-debate en el Centro de las Artes de Sevilla. Bajo el nombre de “RESET_03: ¿Por qué a nosotros nos causan alegría esos números y a ella le causan desazón?”, se dieron cita investigadores y emprendedores del sector editorial a fin de poner sobre la mesa los dimes y diretes del nuevo formato del libro, las nuevas formas de edición y distribución que surgen ahora y las nuevas formas de acercarse, que no enfrentarse, a la lectura.

Fue una tarde muy interesante en la que los más alejados de este sector conocimos un poco mejor los procesos de producción y distribución del papel y de lo digital. Se habló del modelo de Amazon, de sus virtudes y de sus trampas maquiavélicas, del nuevo perfil de lector, del futuro de las bibliotecas y su nuevo papel en la sociedad, de formatos diferentes en lo que al libro se refiere y si lo podremos seguir llamando así dentro de unos años, pero sobre todo me quedo con tres emprendedores que expusieron sus modelos de negocio y su visión particular sobre el asunto.

 

En esta sesión, organizada en colaboración por el CAS y la OUC, que sí parece enterarse de qué va la cosa, eché en falta a mucha gente. No es que la sala estuviera abarrotada, quizá también porque el horario se pisó un pelín con el de la manifestación. Me gustaría creer que los interesados en la cultura de Sevilla estaban manifestándose contra la reforma laboral y no en sus casas desinteresados de un tema que nos afecta a todos ya sea como productores o como consumidores.

Con lo que oí y escuché de personas que saben mucho más que yo de esto, llegué a mi propio discernir. Para mí lo importante de un libro, olvidándome de romanticismos cada vez que pienso dónde colocar más libros en casa, es el contenido, lo que comunica, y lo del soporte será anecdótico dentro de unos años. El libro digital acabará por imponerse por pura comodidad y precio, ya que los costes de producción se abaratan en mucho casos considerablemente, y a mi modo de ver, se hace un reparto de beneficios más justo, y cuando digo esto me refiero a los autores. Por otro lado, la edición digital se plantea, y ya es una realidad, en saltar del .pdf para ofrecer algo más insertando vídeos, música, y otros recursos que sin duda enriquecerán la lectura. Por lo tanto, no lo llames libro, llámalo X, pero creo que el futuro inevitablemente va por ahí aunque eso no quite que se siga editando en papel al igual que ahora hay muchos que siguen comprando vinilo en vez de hacerse premium en Spotify.

El papel de las bibliotecas está abocado a cambiar y a convertirse cada vez más en puntos de encuentro y socialización de ciudadanos, quedando cada vez más relegada su función de préstamo.

Y que el abanico se abrirá para dar cabida a más actores en todos los campos que se refieren a este sector desde el autor, el editor hasta el propio lector. No obstante todo esto, se alertó sobre la falsa creencia de que el número de lectores subirá. Yo soy un poco más optimista, y creo que sí lo hará, quizá no en las cifras felices que desearíamos.

 

Gracias a las personas que hacen que encuentros como el de ayer sean posibles. 🙂

Hello world!

•enero 18, 2007 • 1 comentario

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!